Loading...

Gustavo Blanco

Gustavo Blanco
Facilitador

No temas avanzar lentamente, teme solamente el detenerte.

Muchas veces nos preguntamos como lograr mejores resultados en la vida. Lo primordial es la actitud, nuestra predisposicion a querer hacer algo, la decision de cambiar y la voluntad que tengamos para sostener esa decision.

Todo es posible, en la medida que hagamos nuestra tarea. El éxito implica, esfuerzo y perseverancia. La manera cómo logramos resultados, respondera a nuestra capacidad, habilidad e inteligencia racional y emocional en el actuar.

El plan de vida puede ayudarlo a alcanzar resultados insospechados aplicando sencillos consejos estrategicos. La estrategia es la forma como hacemos realidad nuestros sueños.

Bienvenidos a El Plan de Vida ... en acción, espacio en el que podra: organizar, analizar, redefinir, reinventar su propia vida para su felicidad y el de toda la humanidad.


http://stores.lulu.com/store.php?fAcctID=4038368



Informacion al día

Loading...

enero 15, 2014

Reforma Migratoria

CARTA ABIERTA AL PRESIDENTE BARACK OBAMA

California, enero 7, 2014.
Excelentísimo Señor:
BARACK OBAMA
Presidente de los Estados Unidos de América.

ASUNTO : PROCESO DE REFORMA MIGRATORIA.

Señor Presidente:

Como es de su conocimiento hace algunos años venimos asistiendo al reiterado fracaso de los diferentes intentos por lograr un cambio en el sistema migratorio de los Estados Unidos. Es ampliamente conocida la complejidad del tema, como lo es también su impostergabilidad.

Por cierto, tanto la opinión pública en general como la comunidad inmigrante en particular, somos testigos de su ofrecimiento y postura respecto a lograr la ansiada reforma migratoria, aspecto en el que además, existe un consenso nacional de todos los sectores involucrados para que se actué con realismo e inmediatez; Tal es la posición de los sindicatos como de las empresas, la sociedad civil, los sectores sociales, políticos, económicos, educativos y culturales; Las universidades, las agencias de gobierno, las organizaciones especializadas en proyección demográfica, impacto económico, seguridad nacional, asimilación cultural, entre otras que cuentan con innumerables estudios técnicos respecto al beneficio/costo de la reforma migratoria y en todos los casos las conclusiones coinciden en la necesidad de reformar el quebrantado sistema migratorio.

En el 2013, se dieron importantes avances tanto desde el Poder Ejecutivo, como desde el Senado  de la Republica con la aprobación bipartidista del “Acta para la Seguridad Fronteriza La Oportunidad Económica y la Modernización de la Inmigración”. Han pasado más de 6 meses y el proyecto de Reforma Migratoria ha quedado estancado en la Cámara de Representantes, cuyo Presidente el speaker  John Bohener no ha tenido ni el liderazgo ni la autoridad ni la jerarquía para considerar en la agenda de trabajo con la prioridad que se merece el tema migratorio. Todos los sectores involucrados, incluido usted Señor Presidente, pedimos sencillamente un voto en la Cámara, y que la mayoría decida; Sin embargo, maniobras dilatorias, caprichos políticos y mezquinas posiciones partidarias vienen dilatando y obstruyendo el proceso de reforma migratoria, a sabiendas, que es el paso inevitable que tarde o temprano tendrá que dar los Estados Unidos de América para afrontar visionariamente sus propios desafíos del siglo XXI. La comunidad inmigrante es el nuevo rostro de América que la sociedad ya asimilo pero que la normatividad vigente se niega aun a reconocer.

Los procesos históricos de la mano con los valores esenciales de la patria evidencian hoy como lo hicieron hace más de 200 años los fundadores de la república; que los Estados Unidos fue, es y será por esencia, un país de inmigrantes y pioneros; donde la libertad, la fraternidad y la solidaridad dieron paso a la colonización, la innovación y al desarrollo  que le han dado el bien ganado sitial de potencia hegemónica mundial.

Sabemos que ningún estudio técnico, ningún esfuerzo social, ningún argumento científico, ni la realidad demográfica, ni los resultados electorales, ni el drama familiar ni siquiera la conveniencia política del Partido Republicano han podido convencer al obnubilado y anacrónico sector del Tea Party, que se sabe minoritario pero a la vez poderoso y vuelve a jugar sus fichas nefastas, como lo hizo en la aprobación del presupuesto, para hacer alarde de su poder sectorial sin considerar el bienestar general. Saben que su posición es insostenible, que carece de realismo y consecuencia, saben que no triunfaran, pero se mantienen duros e inflexibles. Esta misma postura radical, hoy aflora en el tema migratorio; la minoría republicana ha secuestrado una vez más al país en materia migratoria y viene ejerciendo hasta el final su caprichosa y terca oposición. Carente de una propuesta realista e integral se limitan a atomizar, entorpecer y dilatar más el proceso de reforma migratoria en el cual usted Señor Presidente está públicamente comprometido.

A lo largo de la historia de la humanidad siempre las posiciones radicales por mucho poder económico o político que las respalde han cedido frente a los valores libertarios, igualitarios, fraternos e integradores que son principios naturales sensatos que han sostenido causas y han celebrado victorias. Como sucedió en la vida y obra de Nelson Mandela en su lucha contra el Apartheid, al final el espíritu de su causa vio la luz y el mundo entero contempla y admira como ejemplo de grandeza e integridad la manifestación coherente de su espíritu superior que hoy ilumina  e inspira toda  causa justa y libertaria como es la lucha de millones de personas en los Estados Unidos de América para que se concrete a la brevedad una Reforma Migratoria Comprensiva; que una familias, que libere los sueños, que integre culturas, que refuerce valores, que haga justicia, que capitalice inversiones, que le dé a la comunidad inmigrante la oportunidad de integrarse completamente al país, al que de hecho, ya pertenece.

Señor Presidente: todo tiene su momento y con el más profundo respeto y admiración por lo que usted es, por lo que ha logrado y por lo que representa debemos decirle a través de esta misiva que ha llegado la hora de hacer valer su verdadero compromiso y liderazgo para resolver el histórico e impostergable problema  de la reforma migratoria que aqueja al país y está destruyendo cada día miles de familias, por esta urgencia todas las personas que suscribimos esta Carta Abierta le pedimos con carácter prioritario que haciendo uso de las Facultades Ejecutivas inherentes a su alta investidura disponga:

1.- Parar las deportaciones de todas aquellas personas que no tiene historial criminal y delictivo y cuya única infracción es carecer de documentos de estadía en los EUA.
2.- Otorgar un Permiso de Protección Temporal a todas aquellas personas que reúnan los requisitos contemplados en el Proyecto de Reforma inmigratoria aprobado por el Senado de la Republica.

Medidas excepcionales que se pueden dar transitoriamente, entre tanto, la Cámara de representantes decida poner en agenda, discutir y aprobar su proyecto de reforma migratoria.

Señor Presidente: La ley lo faculta a actuar, la ciudadanía lo respalda ampliamente, la situación de urgencia que viven miles de familias y millones de niños ciudadanos Americanos que necesitan crecer en paz al lado de sus padres ameritan que usted actué. La orden ejecutiva está en sus manos, la historia se encargara de inmortalizar el coraje, la decisión, la honestidad e integridad de su compromiso real para solucionar este grave problema social. Coincidimos con usted respecto a que la solución definitiva pasa por el Congreso, pero la atención inmediata, el alivio temporal, la decisión ejecutiva, está en sus manos, a través de las medidas  extraordinarias que directamente le solicitamos.

Presidente Obama, haga que Los Estados Unidos de América refuercen los principios de libertad e igualdad que los fundadores de la republica plasmaron en la Constitución de 1776; que  la democracia siga siendo ese gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo que el ilustre Abraham Lincoln anhelaba. Que Dios bendiga a América y vele por las decisiones de sus gobernantes. Nosotros señor Presidente, los abajo firmantes respaldamos con nuestras firmas y nuestros votos las acciones ejecutivas que usted sabia y oportunamente sabrá disponer. Como rezaba el slogan de su victoriosa primera campaña presidencial: ¡ Yes we can!, ¡yes we can!, ¡yes we can …!

mayo 04, 2011

El Plan Espiritual en Acción



Todo plan es un medio racional para coronar un objetivo.

La acción espiritual; aparentemente forma parte del mundo abstracto. Sin embargo, es mas real de lo que imaginamos.

El sino de nuestra vida esta marcada por nuestra esencia espiritual y muchas manifestaciones que podemos asociarlas con la herencia, la genética, la buena o mala suerte, la salud o la enfermedad, la dicha o la miseria a menudo tienen un origen espiritual negado al sentido de la vista y reservado al instinto de la percepción, la intuición y la energía.

Para construir una vida en equilibrio, el ser humano debe diseñar y ejecutar una estrategia espiritual, similar a la de un plan de acción, la misma que le procurará soporte y consistencia a la pretendida existencia con sentido que todo ser humano proactivo finalmente aspira.

Se incide mucho en el éxito, la gestión por objetivos, la innovación, la eficacia, la excelencia, pero se soslaya la importancia de la ética, los valores, las creencias, la fe, que a menudo se confunde con religiosidad pero que son ámbitos valiosos de la espiritualidad.

Tal como debemos preservar nuestra presencia e imagen de igual forma debemos cultivar nuestro espíritu y nuestra alma. Recordemos que ambas son parte de una misma moneda. El yo integral.

El cuerpo al final es solo la coraza perecedera de la vida terrenal, su principal enemigo es el tiempo, mientras que el alma es la energía viva que nunca muere, la energía que viaja, trasciende, se eleva y crece sabiendo que además de libre es eterna.

Para perfilar nuestro plan espiritual y ponerlo en acción, podemos utilizar la misma metodología sugerida para nuestro plan de vida, es decir podemos definir cuatro grandes cuadrantes: El Diagnostico, la Formulación, la Ejecución y la Evaluación espirituales.

El diagnostico espiritual, es la fotografía actual, el análisis situacional, el informe preliminar del nivel de espiritualidad que tenemos, en esta primera etapa, podemos revisar y analizar tanto las fortalezas como las debilidades así como los factores positivos y negativos que poseemos.

En la formulación espiritual, nos corresponde perfilar la visión (el sueño), la misión (el objetivo superior) y los valores espirituales que estamos dispuestos a desarrollar.

Luego pasaremos a la tercera etapa, la ejecución, donde debemos escribir nuestros objetivos y estrategias espirituales que estamos dispuestos a desarrollar.

Los objetivos son enunciados que debidamente formulados y ejecutados nos depararan resultados de superación y mejora. Las estrategias por su parte son todos los medios específicos que usaremos para hacer realidad los objetivos espirituales que aspiramos.

La cuarta y ultima etapa es la del monitoreo, donde se realiza un seguimiento, evaluación y retroalimentación espiritual que enriquezca nuestro accionar en un determinado periodo de acción.

Para tener éxito debemos contar con un plan de acción y tener la capacidad de desarrollarlo; para ser feliz debemos dar vida a un plan espiritual que sintonice con la energía propulsora del universo.

Somos materia, somos mente, somos espíritu, debemos trabajar y desarrollar nuestro mejor potencial en cada uno de estos planos para así disfrutar de una existencia plena, llena y en equilibrio, al final del día, la felicidad profunda y duradera no es una casualidad sino un sutil desafío que debemos asumir como constructores y responsables de nuestro propio destino.

abril 23, 2011

El Plan Espiritual



A lo largo de nuestra vida pasamos una serie de pruebas y exigencias, cada sociedad y cada cultura impone sus reglas, sus mitos y sus retos y todos de alguna manera tratamos de amoldarnos a ellos, cuando somos niños muchas acciones y actividades nos resultan simplemente incomprensibles y cuando llegamos a la adolescencia nos revelamos frente a todo aquello que signifique autoridad o miedo, de ahí que sea la pubertad el inicio de muchos conflictos entre los padres y los adolescentes, luego llegamos a la juventud y con toda esa energía desbordante soñamos con un mundo ideal que quisiéramos cambiar, amoldar, enderezar, mejorar pero con la madurez comprendemos que la vida no es un capricho, que el destino no es un deseo y que la verdadera felicidad no se encuentra sino que se construye, se edifica, se cultiva.

Sostenemos que ser feliz tiene que ver con la actitud frente a la vida, pero también tiene que ver con el grado de crecimiento espiritual que hayamos sido capaces de desarrollar.

La vida de realización y plenitud pasa necesariamente por mantener una vida en equilibrio, crecimiento y cambio proactivo, pasa por ser un proyecto elaborado donde hayamos condensado nuestra capacidad intelectual y creativa con la esfera emocional y sentimental, pasa por tener una personalidad definida y una integración familiar sólida, pasa por el compromiso social y nuestro aporte comprometido con el entorno y por su puesto pasa por la relación espiritual que hayamos construido con el Creador, con nuestro Dios con la esencia de la vida, el dador de bienestar y portador de la Luz y la Verdad eterna.

Todo plan de vida parte de un diagnostico, una formulación, una ejecución y una evaluación dinámica que afine corrija y relance todos nuestros esfuerzos en un esquema de mejora continua que nos permita crecer, ser mejores seres humanos, personas mas proactivas, efectivas, eficaces y eficientes que aporten, construyan, avancen, se integren, promuevan, mejoren, logren y superen sus propios desafíos, en esta cadena de éxito y realización existen un ingrediente que suele faltar en muchas vidas, es el ingrediente espiritual, de ahí que podamos tener mucho dinero y riquezas y sintamos un vacío existencial, podamos haber culminado estudios, desarrollado proyectos, formado empresas pero sintamos que algo nos falta para lograr bienestar sostenido, realización plena, armonía y trascendencia.

Ya que los resultados concretos son tan importantes como los sentimientos abstractos, ambos debemos definirlos, y trabajarlos. Ambos representan las dos caras de una misma moneda, dos esferas complementarias como lo son el día y la noche, el balance significa equilibrio, cuando este se rompe, se afecta se altera sufrimos, padecemos, nos sentimos desafortunados, entonces a nuestro plan de vida efectivo debemos complementarlo con un plan espiritual permanente, un plan espiritual que sea el artífice y el complemento de nuestra nueva vida donde interactúen tanto la prosperidad como la integridad; los hechos como los deseos, las acciones como los sentimientos, la dinámica con la calma, el ruido del éxito como el silencio de la felicidad, la confianza en uno mismo y la fe en el poder infinito del Creador.

En suma nuestro reto mayor en la vida pasa por formular y ejecutar nuestro plan de vida sintonizado, afinado e inspirado con el plan de Dios.

El espíritu es una manifestación de energía intangible, habita en nosotros por siempre, es un testigo oculto, silencioso y discreto de todos nuestros actos, de nuestros pensamientos y sentimientos, de nuestras victorias y derrotas, de nuestros éxitos y fracasos.

El espíritu es el activo moral que habita en nuestra consciencia que nos permite reconocernos como seres humanos, que se alimenta de los valores, que nutren nuestra alma y que inicial y finalmente nos conecta con la energía superior y trascendente que reconocemos como Dios padre Todopoderoso, eterno y omnipresente, de ahí que el lenguaje de comunicación con esta esencia sea la oración así como el conocimiento, interpretación y aplicación de la Palabra de Dios.

Para cultivar la felicidad profunda y duradera debemos tener un plan de acción definido directamente complementado con nuestras estrategias espirituales que nos haga seres humanos íntegros, realizados, equilibrados, hacedores y conocedores del dar y el recibir, capaces de amar y perdonar, libres para crear, transformar y mejorar, seres humanos que actúan en diferentes planos como el intelectual, físico y espiritual.

Si buscas tu esencia y aspiras a la trascendencia recuerda mantener tu plan de vida activo y ser capaz de entender el Plan de Dios. Ambos son las dos caras inseparables de una valiosa y única moneda: Tu.

febrero 05, 2011

Las Metas en el Plan de Vida en Accion


El proceso de planeamiento constituye en si un conjunto ordenado y jerarquizado de objetivos y metas, que van desde el objetivo trascendente que es la visión, pasando por el objetivo superior que es la misión, y los objetivos y estrategias que decantan ordenadamente dentro de la ejecución del plan de vida, es decir, las metas son la parte mas activa, viva, real, efectiva, tangible dentro del proceso.

Más allá de las diferencias semánticas, en el plan de vida en acción utilizamos indistintamente los términos objetivos y metas como enunciados de acción efectiva. Ambos son desafíos que retan nuestra capacidad y nos impulsan a actuar, respondiendo siempre a la pregunta QUE?. Las estrategias serán el COMO?

La gestión por objetivos y resultados es ampliamente conocida y efectiva a nivel organizacional, de manera que en la esfera personal puede tener los mismos efectos de orden y logro que cualquier persona aspira dentro de una estrategia de crecimiento, maduración y éxito.

La ventaja de fijar metas concretas es que podemos ser testigos del avance y así retroalimentar nuestro propio proceso de mejora continua. No existe nada que en lo personal no podamos mejorar, una característica propia del ser humano es su potencial y las sorprendentes oportunidades que en ese activo intangible podemos encontrar.

Por supuesto que siempre habrán nichos estratégicos típicos que resulten mucho mas cercanos como el de acumular dinero que nos permite mayor independencia financiera, porque ese objetivo nos puede procurar un paraguas de tranquilidad para desarrollar metas en otros campos, sin embargo, no solo de pan vive el hombre, dentro de nuestro propósito serio de superarnos como seres humanos, debemos mantener un equilibrio sano entre por lo menos los siguientes planos: la mente, el cuerpo y el espíritu, esta trilogía bien cimentada constituye una roca sólida que soportara nuestro crecimiento.

Estos tres aspectos: mente, cuerpo y espíritu, están íntimamente relacionados e interactúan permanentemente, no debemos olvidar que si lo que buscamos es realización y trascendencia y tener una vida equilibrada tenemos que trabajar en estos tres planos.

En un nivel mas practico existen otros aspecto cruciales en el mundo real, vinculados con las finanzas, las relaciones familiares, las redes sociales, el trabajo como fuente de subsistencia, la educación, conocimiento y desarrollo de habilidades, el área recreacional y por su puesto las creencias que son la clave de transformación de lo imposible, la fe que tanto reconforta como alimenta, entre otros son aspectos que deben ser atendidos de alguna manera en la formulación de metas y objetivos sistematizados dentro de un plan de vida en acción que funcione, que motive, que rete, que sirva, que transforme.

Al margen de la metodología de planeamiento que puede ser una barrera de entrada para el común de las personas que desean estrategias simples que los lleven a mejoras concretas, mi sugerencia es que comience este nuevo año considerando tres ingredientes inseparables: una actitud ganadora, una estrategia hacedora y una ambición sana por ser mejor persona, dentro de esa dinámica formule objetivos concretos, hágalo ahora mismo siguiendo las siguientes recomendaciones y póngase a caminar, a hacer, a actuar, en este camino ascendente no importa realmente avanzar lentamente lo que si realmente afecta es el detenerte, el paralizarte, el no hacer nada.

Formule tres objetivos para los próximos tres meses, piense en las pequeñas cosas concretas que siempre ha querido cambiar y que por alguna razón no lo ha hecho, entonces haga la siguiente determinación y repítase ahora mismo: HOY HE DECIDIDO CAMBIAR Y VOY A MEJORAR A PARTIR DE MI PROPIO ESFUERZO Y PARA BENEFICIO PERSONAL Y DE TODAS LAS PERSONAS INVOLUCRADAS DIRECTA O INDIRECTAMENTE CONMIGO.

Esta declaración es un acto de FE, recuerde que la fe es la certeza de lo que no se ve y la convicción de lo que vendrá, crea en usted y en sus facultades, si usted desea profundamente algo, decide alcanzarlo, lo declara como real, cree verdaderamente que lo obtendrá, y se pone ha actuar (necesita usted hacer algo, necesita pagar el precio) con seguridad ese cambio esta garantizado, usted lo obtendrá y emocional y racionalmente lo disfrutara.

Sus objetivos deben reunir al menos lo siguientes requisitos:

1.- Formularlos en verbo infinitivo (acción) Lograr, bajar, ahorra, leer, viajar …
2.- Déles una dimensión de tiempo (fecha) abril del 2011, en 60 días, 4 semanas, etc.
3.- Unidad de medida (cuantifíquelos) 1 viaje, 10% de mis ingresos, 2 libros …

Empiece con metas sencillas atendiendo aspectos concretos bajar de peso, mejorar las relaciones familiares, ahorrar, estudiar, etc. la transformación es posible y lo más importante es que esta en sus manos, recuerde que con determinación y la bendición de Dios todo, absolutamente todo es posible, por propia experiencia comprobara que los milagros si existen. Suerte y comience a disfrutar su éxito ya, vera que es así de fácil.

Acaso no es la propia vida un milagro, aquello que llamamos coincidencias son energías convergentes que hemos atraído del universo infinito, por eso la suerte, la felicidad y el éxito no son circunstanciales son provocados y la chispa que enciende el espíritu triunfador, victorioso, creativo e innovador se llama actitud. La actitud positiva es un ingrediente inseparable que contagia nuestra mente, cuerpo y espíritu y es una señal real que Dios habita en nosotros. Recuerde que con fe en el Creador y acción efectiva todo es posible.

enero 02, 2011

Balance y Perspectivas


El final de un año e inicio de otro es un espacio preciso para realizar dos ejercicios importantes en la consolidación de nuestro plan de vida.

Sea que usted viene desarrollando el suyo o que haya decidido utilizar esta herramienta para mejorar su eficacia personal, le recomiendo tomarse un tiempo para pensar sobre el rumbo de su vida, sobre su nivel de logro y realización, sobre su equilibrio y bienestar, sobre los retos y desafíos venideros y sobre el aprendizaje respecto a los errores, intentos y fracasos que haya tenido.

Si nunca a puesto en blanco y negro un plan personal, puede agarrar algunas hojas de papel y comenzar de esta sencilla manera:

1.- Diagnostico.- Utilice el análisis F.O.D.A., en el primer papel haga 4 cuadrantes. En el primer cuadrante escriba aquellas actitudes, aptitudes y competencias personales que las considere como Fortalezas (aspectos positivos internos). En el segundo cuadrante anote todas sus limitaciones o Debilidades (aspectos negativos internos). En el tercer cuadrante ponga las Oportunidades que vea en su entorno (aspectos positivos externos) y finalmente en el último cuadrante ponga aquellos escenarios o circunstancias externas que le puedan resultar adversos, es decir las Amenazas.

2.- Formulación.- Una vez situado en el punto de partida actual y consciente de la información personal que ha analizado en el primer paso, comience el ejercicio de proyección hacia el mañana deseado. Lo primero que debe hacer es determinar su misión en la vida, el que por qué y para qué de su existencia. Un ejercicio de ayuda es ensayar un epitafio, el como le gustaría ser recordado. El segundo ejercicio es desarrollar el sueño, la visión positiva del futuro, es la declaración auto motivadora que debe redactar considerando en condiciones ideales cual seria el escenario perfecto que facilitaría su propósito en la vida. El tercer paso es considerar un código de ética, 4 o 5 principios y valores que estimulen, refuercen su lado espiritual, su consciencia, su entendimiento de lo bueno que le favorece y lo malo que le perjudica. La formulación es la parte filosófica del plan de vida.

3.- Ejecución.- Elabore un conjunto ordenado y equilibrado de objetivos y metas que lo ayuden a mejorar en diversos campos de su vida. En cada objetivo incluya un verbo infinitivo: Lograr, realizar, mejorar, crear, etc, … considere una unidad de medida, recuerde que aquello que no se puede contar no se puede controlar y póngale una dimensión de tiempo, fecha, para cuando debe tener logrado el objetivo propuesto en el estándar deseado. Posteriormente elabore estrategias para la realización de cada objetivo. Recuerde que si los objetivos son el QUE, las metas son el COMO. Cada objetivo debe contar con un conjunto especifico de mateas que faciliten paso a paso su realización.

4.- Evaluación.- En esta etapa final es que nos corresponde efectuar el balance de nuestro plan de vida para ponerle una perspectiva de innovación y mejora hacia el futuro. En la evaluación se analiza el nivel de logro, la calidad del mismo, las dificultades que pudieron impedir un mejor resultado, el como pudo haberse hecho un mejor trabajo, mas eficiente, mas productivo, mas compartido.

El primer ejercicio, en esta etapa es precisamente el balance, contablemente es considerar el activo y pasivo de nuestra gestión. En el Activo debemos considerar todos nuestros logros, los beneficios, las ganancias, todos los resultados positivos que están impulsando nuestro desarrollo y crecimiento personal. En el Pasivo debemos considerar todas las deudas, los intentos fallidos, los fracasos, las derrotas, los resultados negativos que han empañado nuestra gestión personal.

Este análisis de pros y contras nos proporciona importante información para ajustar, afinar, reforzar y corregir nuestro accionar así como nos permite perfilar a partir de ellas otros objetivos y estrategias que nos aseguran la mejora continúa dentro de un escenario de superación positiva.

El segundo ejercicio es poner las cosas en perspectiva, la perspectiva es analizar las variables en su conjunto y realizar una proyección ambiciosa pero realista del desarrollo de nuestro potencial; en este ejercicio cuenta mucho la aptitud estratégica, saber diferenciar lo medular de lo accesorio, precisar los objetivos fundamentales y enrumbarnos con toda nuestra energía, con actitud ganadora y convicción plena hacia el logro, la superación y porque no la trascendencia.

Tener un plan de vida y ejecutarlo mejora nuestra eficacia a corto mediano y largo plazo, el plan canaliza nuestros esfuerzos, nos da un norte, mejora la administración de nuestros recursos y ordena nuestro accionar.

A lo largo del año que termina hemos compartido diferentes aspectos del plan de vida en acción, que faciliten su comprensión y realización, creo que el complemento perfecto para un plan de vida equilibrado es descubrir el plan de Dios. Cada uno de nosotros vino al mundo con un propósito, es nuestro deber encontrarlo y seguirlo. El plan humano es racional y parte de un diagnostico, el plan divino es celestial y actúa a la inversa, va desde el final hacia el comienzo, Dios ya sabe lo que tiene reservado para nosotros con antelación, nos corresponde hallar el camino y encontrar ese propósito.

Hace algunos días un amigo me sugirió el no tratar de entender la lógica de Dios y tiene razón, nuestra limitada capacidad humana jamás podría comprender racionalmente ni el tiempo, ni el espacio, ni la voluntad, ni la omnipresencia, ni la inmortalidad del Creador, porque no basta un esfuerzo mental, es una cuestión de fe, de credo y convicción, y en este aspecto no se trata simplemente de adherirse a una religión, se trata de establecer una relación con Dios e intentar con humildad alinear nuestro plan de vida con el plan que Dios tiene reservado para cada uno de nosotros.

diciembre 15, 2010

El Factor Espiritual



Un medio para lograr mayor eficacia en el logro de objetivos es el uso del planeamiento estratégico. La técnica se basa en el manejo ordenado de información, implica darle un sentido de trascendencia (visión) y existencia (misión) a la organización, dotarla de ciertos valores compartidos, así como desplegar un conjunto sistemático de objetivos que nos permitan alcanzar el futuro deseado que los lideres y gestores aspiran. Todos los estamentos de la organización deben canalizar sus mejores esfuerzos y alinearlos dentro de los objetivos organizacionales, el proceso es activo y dinámico y debe pasar por etapas de ajuste y retroalimentación permanente.

Una aplicación similar en la esfera individual nos permitirá tener un plan de vida, que partiendo del diagnostico y la formulación (Visión, Misión y Valores Personales) nos conduzca a enfocar nuestro destino con armonía y eficacia y tanto esbozar como ejecutar objetivos y estrategias de mejora que sin duda beneficiaran nuestra eficacia personal, seremos mejores seres humanos y nuestro sentido de propósito, afán de logro y desarrollo de nuestro potencial se verán reforzados y estimulados.

Por la ausencia de un sencillo y sincero plan, muchas personas no cuentan con un sentido de propósito para su vida y a menudo se ven envueltas por la rutina, el vértigo, el vacío, la soledad, donde con facilidad afloran las actitudes autodestructivas (consumo de alcohol y/o drogas), conductas compulsivas, infelicidad, depresión, escapismo, entre otras manifestaciones negativas.

El vivir con un plan de vida y ponerlo en acción puede ayudar a neutralizar conductas como las descritas y hacernos seres humanos no solo mas útiles sino también realizados.

En el plan de vida se aspira a una vida en equilibrio donde seamos capaces de lograr todo aquello que nos propongamos si estamos determinados a pagar el precio para que el ideal se cristalice.

Sin embargo, esta valiosa herramienta de autoayuda (plan de vida) a través de la cual podemos mejorar nuestra gestión personal, tiene un complemento esencial, esquivo y profundo, que puede representarse como la otra cara de una misma moneda, nos referimos al factor espiritual, que puede soslayarse en la vida pero no desligarse de ella; Ahí es ahí donde se encuentra, se acuña y expresa el verdadero valor personal.

El factor espiritual es esencial, porque el ser humano es mucho mas que cuerpo es mente y es alma, de manera que el espíritu forma parte de nuestro yo integral, de nuestra esencia vital.

Es esquivo por nuestra propia ignorancia y superficialidad, porque solemos enfocarnos en lo urgente y soslayamos lo importante, por nuestra falta de fe, por nuestra autosuficiencia racional, por nuestro materialismo, porque muchas veces buscamos respuestas afuera de nosotros mismos teniéndolas tan cerca como en nuestro propio corazón. El verdadero cambio parte del corazón y el único que sabe lo que en realidad hay en él, es Dios. Entonces la gestión espiritual se torna esquiva porque no creemos, y sin fe, todo crecimiento espiritual es nulo, vano e inútil.

Finalmente el componente espiritual es profundo porque va más allá de nuestro autoconocimiento superfluo, de nuestro contacto rutinario, de nuestros éxitos y victorias pasajeras o de nuestros fracasos y derrotas circunstanciales.

El factor espiritual anida en un nivel muchos más profundo, calmado, permanente, silencioso, trascendente y eterno, porque para el espíritu no existe ni espacio ni tiempo, ni día ni noche, ni calor ni frió, no existe el adjetivo imposible, carece de límites.

El factor espiritual es el complemento perfecto para el hallar el equilibrio duradero, la felicidad plena, la realización real, para hurgar en nuestra esencia y trascendencia a través del acercamiento a Dios, El tiene un propósito en la vida para cada uno y es parte de nuestra realización plena descubrir cual es esa misión especial.

El factor clave de éxito para este fin radica en ese componente espiritual; esencial, esquivo y profundo, como lo hemos descrito, que debemos atender, desarrollar y elevar si deseamos experimentar un cambio positivo y definitivo en nuestra vida.

Hay dos tesoros que nadie te los podrá arrebatar: los pensamientos que fluyen en tu mente y los sentimientos que anidan en tu corazón. Por tu mente pasan paradigmas, creencias y convicciones; por el corazón el amor.

La mente es razón, estrategia, creatividad y sabiduría, el corazón es perdón, intuición, y alegría. La información nutre a la mente, la oración nutre al corazón. La mente es el plan, el corazón la vida.

Ten presente la enorme importancia del factor espiritual, en tu plan y en tu vida; entonces, cultívalo, aliméntalo, escúchalo. Cuando el corazón te hable, te esta hablando Dios, su lenguaje es el del amor y el medio perfecto que utiliza es la oración.

Dios es Padre, es Hijo y es Espíritu Santo, es Omnipresente, es Todopoderoso, es nuestro Creador y nuestro Salvador. No hay felicidad más intensa que sentir su presencia, no existe realización más plena que alinear nuestro plan de vida con el plan de Dios, esta es la importancia estratégica del factor espiritual.

http://elplandevida.blogspot.com/

noviembre 27, 2010

La Actitud en el plan de vida en accion



La diferencia entre la persona exitosa y la que fracasa radica esencialmente en la actitud.

La actitud es la manera como percibimos la realidad y desarrollamos nuestra conducta, es la manera como reaccionamos frente a los desafíos, es la forma como concebimos las oportunidades o como nos auto generamos problemas.

Existe una actitud positiva y otra negativa. La primera nos guiara al éxito la segunda al fracaso.

Fracasa no quien pierde en una competencia deportiva, un negocio, una contienda electoral o una actividad social o cultural, fracasa quien no aprende, quien reniega de la experiencia, quien no se atreve a actuar y tan solo critica, el que es incapaz de modificar una realidad para su beneficio y por el contrario se paraliza frente al temor que solo le genera angustia, miedo, e inconformidad.

De manera que la actitud es esencial en la construcción de nuestro plan de vida personal como lo es también en la edificación del tejido social en el que nos desenvolvemos.

La buena educación, los buenos modales, el respecto por el derecho ajeno, la consideración hacia el prójimo, nuestro grado de asertividad, comprensión y tolerancia son ingredientes de una buena actitud, es decir esa predisposición subconsciente que nos hace ver la vida como un continuo de oportunidades donde jugamos un rol de facilitadores para que los objetivos se concreten, las aspiraciones se satisfagan, las cosas se realicen y las dificultades se sobrelleven de la mejor manera.

Ante una dificultad será nuestra actitud positiva la que transformara el obstáculo en reto y nos permitirá avanzar. Frente a una adversidad será nuestra actitud cultivada la que nos permitirá ver los ángulos ocultos de la lección y encontrar una oportunidad de aprendizaje y crecimiento.

En su libro “La Actitud lo es Todo” Jeff Keller define la actitud como un filtro mental a través del cual se experimenta el mundo. Algunas personas lo ven a través del filtro del optimismo, mientras que otras ven la vida a través de un filtro de pesimismo. (Pag. 24).

Keller considera la actitud como la ventana hacia el mundo y sostiene que de niños esa ventana esta completamente limpia, por eso la actitud de los niños siempre es positiva, a medida que crecen, los reproches, las criticas, sentimientos de culpa, los rechazos y las experiencias negativas empañan su ventana, por eso algunos adultos suelen ser pesimistas y tener una actitud negativa frente a la vida. La solución es simple debemos limpiar nuestra ventana, es decir mejorar nuestra actitud para poder nuevamente ver el mundo de forma clara (Pag 26).

Lo importante es que la actitud es una variable interna que podemos manejar nosotros mismos. Si experimentamos pesimismo, infelicidad, temor, podemos revertir nuestra actitud hacia sentimientos positivos podemos orientarnos al optimismo, la felicidad, la libertad, el crecimiento sano y la trascendencia espiritual que nos haga mejores seres humanos.

Es pues la actitud otro elemento subjetivo esencial en la elaboración y puesta en práctica de nuestro plan de vida. Si usted esta buscando un cambio positivo en su vida, si desea mejores resultados, si ha decidido progresar de manera equilibrada si quiere que su plan de vida lo conduzcan a la felicidad sostenida, al éxito constante y la trascendencia espiritual, evalúe su actitud, limpie completamente su ventana y vera que su visión del mundo, el panorama de su accionar y las circunstancias que lo rodea son invaluables oportunidades de cambio que a la luz de una nueva actitud serán semillas de progreso en su vida y en la de quienes lo rodean.

Para diseñar y ejecutar un plan de vida que funcione necesitamos revisar como esta nuestra actitud frente a la vida, sea como la encuentre, limpie su ventana deshágase de todo aquello que pueda empañar su visión positiva de la vida, recuerde que este simple factor denominado actitud marca la sutil línea divisoria entre el éxito y el fracaso; el optimismo y el pesimismo; la luz y la penumbra; la felicidad y la desdicha; la victoria y la derrota, el aprendizaje y la ignorancia.

Recuerde también que la actitud trabaja en el subconsciente, aquel bastión que emite respuestas en automático, trabajemos para que de hoy en adelante nuestro inconsciente personal y colectivo este sellado por la actitud mental positiva y con ella despleguemos nuestro plan de vida orientado al éxito. En el planeamiento personal como en la vida misma, parafraseando a Jeff Keller, la actitud lo es todo!.