Loading...

Gustavo Blanco

Gustavo Blanco
Facilitador

No temas avanzar lentamente, teme solamente el detenerte.

Muchas veces nos preguntamos como lograr mejores resultados en la vida. Lo primordial es la actitud, nuestra predisposicion a querer hacer algo, la decision de cambiar y la voluntad que tengamos para sostener esa decision.

Todo es posible, en la medida que hagamos nuestra tarea. El éxito implica, esfuerzo y perseverancia. La manera cómo logramos resultados, respondera a nuestra capacidad, habilidad e inteligencia racional y emocional en el actuar.

El plan de vida puede ayudarlo a alcanzar resultados insospechados aplicando sencillos consejos estrategicos. La estrategia es la forma como hacemos realidad nuestros sueños.

Bienvenidos a El Plan de Vida ... en acción, espacio en el que podra: organizar, analizar, redefinir, reinventar su propia vida para su felicidad y el de toda la humanidad.


http://stores.lulu.com/store.php?fAcctID=4038368



Informacion al día

Loading...

abril 09, 2010

Objetivos y Estrategias para mi Plan de Vida en acción

Los objetivos de mi plan de vida

Un objetivo es una meta específica.

Los objetivos son enunciados de acción que nos impulsan a actuar y nos ordenan para canalizar con mayor eficacia nuestra potencialidad. Los objetivos se desprenden o fluyen del diagnóstico y la formulación y son la tercera gran estructura del plan de vida.

Respecto al diagnóstico, los objetivos atienden a la superación de limitaciones, la conservación y preafirmación de fortalezas, el aprovechamiento de ventajas o la neutralización de errores y defectos.

Con relación a la formulación, todos los objetivos que nos tracemos deben su origen a los importantes cimientos de la visión, misión y valores personales que actúan como una energía inspiradora del plan de vida.

Los objetivos deben ser propósitos que apuntan a transformar e influir en el futuro cercano y deben considerar lo siguiente:

· Deben ser formulados en verbo infinitivo. Por ejemplo alcanzar, lograr, mejorar, hacer, superar. Recuerde el verbo infinitivo lo induce a la acción, por ello sus objetivos deben comenzar con uno de ellos.
· Los objetivos deben contener no solo la acción a desarrollar sino también el tiempo o fecha en el que nos proponemos alcanzar el resultado, es decir debe haber una programación y cronograma a seguir. Las fechas deben ser precisas señalando en lo posible, día, mes o año.
· La unidad de medida. Solo aquello que se puede medir se puede controlar. Cada objetivo debe contener indicadores cuantitativos que le permitan medir su eficacia que es el grado o capacidad para cumplir sus metas. Sus acciones deben tener un rango de medida. Una referencia numérica que indique cuanto ha avanzado y cuanto le falta para llegar.

No se trata de trazarse metas inalcanzables porque aquellas solo nos generaran frustración y perdida de perspectiva del plan de acción, debemos actuar con realismo y comenzar poco a poco formulando objetivos positivos y alcanzables en un tiempo prudente y con indicadores razonables.

Los indicadores pueden contener números absolutos 1, 2, 3 ... o relativos 50%, 100%. Pueden plantearse como un todo o como fracciones. Pueden ser periódicos o finales.

Lo importante es que tengamos una forma de medir el desempeño, esto facilitara su tarea de evaluación y principalmente le dará un referente sobre el grado de realización que esta logrando.

Si usted comienza a realizar sus pequeños objetivos con optimismo y seriedad, una vez que los alcance vera como aumenta su deseo de seguir adelante, de aumentar el desafío para plantearse retos mayores. La suma de pequeños objetivos forma parte de la totalidad de su realización y grandeza.

Recuerde los objetivos son acciones concretas para su superación, deben estar inspirados en el diagnostico y formulación del plan y en lo posible atender aspectos integrales de su vida, no olvide que romper el equilibrio es contrario a las leyes de la naturaleza, mantenga proporción y armonía que son dos ingredientes sencillos para una vida sana, una vida mejor.

Los logros materiales son importantes y le producirán tranquilidad económica y bienestar pero la verdadera riqueza es espiritual porque aquella le dará plenitud y trascendencia.

Tener la capacidad de ponderar un equilibrio sano entre lo material, mental y espiritual, mantener una actitud de servicio y cultivar su mente día a día, alimentar su corazón y el espíritu con la oración y las obras de bien, vivir en función a sus valores morales, reconociendo con humildad sus limitaciones, excesos y debilidades pero al mismo tiempo luchando por superarlos y tratando de ser mejor en todos los aspectos, representa una nueva filosofía de vida para usted y los suyos, es una transformación posible, es reanimar las energías propulsoras que tiene, es explorar y explotar su enorme potencial, es darle mayor valor y sentido a la vida de manera constructiva.

Haga que sus objetivos cobren vida, se interioricen en lo mas profundo de su mente y alma, piense y sienta, canalice sus esfuerzos en la lucha diaria por lograr lo que se propone, vaya de menos a mas, siéntase un triunfador con cada logro, aprenda y comparta, mantenga siempre la humildad y sinceridad de los espíritus superiores, agradezca a Dios por la vida y a quienes lo rodean por ser parte de su tiempo, de sus experiencias, de sus proyecciones porque con ellos puede desarrollar mejor sus emociones, sus sentimientos, puede crecer como ser humano, puede compartir, enseñar y aprender, puede amar y perdonar, puede pedir y dar y eso hace de usted un mejor ser humano.

Recuerde que tanto los objetivos y sus indicadores son propios y voluntarios, usted debe ser honesto con usted mismo. Si se plantea un objetivo formal que no representa ningún reto, esfuerzo o desafío superior sólo estará confirmando su grado de conformismo y mediocridad.

Tanto la aspiración bien concebida como el indicador serán el espejo de su ambición y potencial para ser mejor, denotaran su grado de compromiso con su superación personal y el nivel de éxito que quiere alcanzar en la vida.

No se trata de llegar a lo más alto o a lo más lejos, se trata que usted en lo que haga siempre trate de hacer su mejor esfuerzo. Tener voluntad, dedicación y perseverancia, ponerle emoción y pasión a su plan de vida le dará satisfacciones sorprendentes porque será, de hecho el gran constructor de su destino.


Las estrategias de mi plan de vida

Las estrategias están directamente relacionadas con los objetivos. Los objetivos representan el desafío y responden a la pregunta ¿qué quiero lograr?, ya hemos mencionado una forma eficaz para formularlos. Las estrategias por su parte responden a la pregunta ¿cómo lo voy a lograr?

Los objetivos y estrategias deben ir acompañados y mantener un grado de correlación y dependencia.

Si bien las estrategias carecen de formalidad en algunas ocasiones las mismas estrategias se plantean como pequeños objetivos.

Las estrategias son las diversas formas, caminos, alternativas, opciones que aplicamos para hacer realidad los objetivos.

A cada objetivo propuesto pueden sucederle muchas estrategias. El valor de las estrategias radica en la especificidad, es decir las estrategias fraccionan y ordenan nuestro accionar para avanzar paso a paso en la consecución de las metas.

Las estrategias detallan nuestro proceder en busca de una meta. Nos facilitan el camino y van cubriendo etapas que aseguraran el éxito en la realización del resultado final.

A mayor precisión en la formulación de las estrategias, mayores posibilidades de asegurar el cumplimiento de los objetivos en niveles de excelencia.

El conjunto de estrategias bien realizadas aseguraran el cumplimiento de los objetivos propuestos.

Siempre que tenga enfrente un gran problema, trate de fraccionar su accionar e ir actuando por partes. La suma de partes bien analizadas le reportaran una solución adecuada al problema. La meta es el resultado final esperado de un objetivo.

Recuerde los objetivos son las aspiraciones o deseos que tenemos; las estrategias las forma de hacerlos realidad.

Tanto objetivos como estrategias requieren una alta dosis de creatividad y voluntad de ejecución, estas son claves para el éxito personal, saber proponerse retos y trabajar ordenadamente por alcanzarlos.

En la formulación de las estrategias debemos utilizar toda la información, experiencia y conocimiento así como los recursos disponibles que pueden estar a nuestro alcance para obtener los mejores resultados.

Un objetivo sin estrategias es como un cuerpo sin vida; el conjunto de estrategias sin orden ni sentido son intenciones desbocadas. Un conjunto de objetivos seguidos de estrategias efectivas enmarcadas dentro de un plan de vida representan la formula del éxito y superación que le abrirá las puertas de la felicidad y el medio de hacer de esta estación una realidad constante con plenitud, paz y trascendencia.

Trace sus objetivos y diseñe las mejores estrategias para cada uno de ellos. Recuerde todo lo que usted quiera lograr depende de su esfuerzo, trabajo y perseverancia, así como de su habilidad para planear con realismo y eficacia.

Viva en función a sus objetivos y canalizara mejor toda su energía en una dirección apropiada, utilice todas las estrategias que su imaginación y capacidad puedan crear y generar, el limite lo marcaran sus valores y consciencia, recuerde que no siempre el fin justifica los medios. Se tiene éxito cuando se logra el resultado deseado; se es feliz si en el proceso hicimos lo que nuestro corazón siente que fue lo correcto.

1 comentario:

  1. FELICITACIONES , Que excelente articulo coherente claro , es muy agradable encontrar escritos de esta naturaleza demás de lo importante que resulta para quienes nos enfrentamos a la elaboración de proyectos

    ResponderEliminar

Comparte tus ideas